¿Qué es el Dolor?

Por Víctor Espinosa Mier y Terán

 

El dolor se define como una experiencia sensitiva y emocional desagradable que se asocia con una posible lesión. Innumerables científicos han dedicado su vida profesional a la investigación del dolor ya que es un fenómeno que nos impacta día a día.

 

¿Quién de los que está leyendo esto se atreve a decirme que nunca le ha dolido nada?

Exacto, nadie.

 

Como lo dice su definición el dolor es un fenómeno subjetivo que involucra muchísimo más que una lesión, engloba factores psicológicos y emocionales. Imagina que alguien te pisa el dedo pequeño del pie en dos situaciones diferentes. En la primera te pisan segundos después de haber descubierto que tu pareja de toda la vida te fue infiel y en la segunda te pisan segundos después de haber ganado la lotería. ¿Cuándo crees que te dolerá más? Con un ejemplo tan básico podemos comprender que el dolor es un fenómeno multifactorial y mucho más complejo de lo que aparenta a simple vista.

 

Antes se creía que el dolor viajaba de afuera hacia adentro, es decir, el cuerpo recibe un estímulo doloroso y a través de un largo camino llega al cerebro, el cual lo interpreta y responde ante él. Pero entonces, ¿a todos nos duele igual? La respuesta es no, lo que a mí me duele, seguramente no te dolerá a ti o al menos no te dolerá con la misma magnitud. Esto posiblemente se debe a que estudios recientes plantean que en nuestro cerebro existe algo llamado neuromatriz de la conciencia corporal.

 

¿Has visto la película “Matrix” o leído los libros de “Divergente” o “Correr o Morir”? A pesar de ser ciencia ficción, los autores de estas sagas no se alejan tanto de esta posible realidad, la teoría de la neuromatriz de la conciencia corporal propone que nuestro cerebro está integrado por una red neural formada por varios componentes y que nuestro cerebro es capaz de filtrar, seleccionar y modular estímulos.

 

Esta red es completamente diferente en cada uno de nosotros, esto explicaría porque a pesar de recibir los mismos estímulos reaccionamos de forma diferente o porque a pesar de no recibir estímulos dolorosos hay gente que esta predispuesta a padecer de dolores crónicos ya que esta red está cargada de factores genéticos y sensoriales.

 

La verdadera clave del dolor es entenderlo, perderle el miedo y escucharlo. Si algo te duele es porque tu cuerpo está hablando. Intenta algo, la próxima vez que sientas dolor, date unos segundos, detén cualquier actividad que estés realizando, respira profundamente y comunícate con tu cerebro o cuerpo interior, intenta identificar porqué te está doliendo y aprende a platicar con tu cuerpo. El dolor no es más que una señal de alerta y protección. ¿Será que debemos de cambiar nuestros hábitos? ¿Mejorar nuestra alimentación? ¿Comenzar a hacer ejercicio? La respuesta generalmente está dentro de nosotros mismos.

Mtro. Víctor Espinosa Mier y Terán

Comentarios